Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

viernes, 21 de noviembre de 2014

De UPyD, C's y Fernando Maura

No pienso hablar mucho sobre el asunto C's y UPyD. Aquí ya había dejado claro que a mi la idea no me convencía en absoluto y no voy ahora a repetirme más en el asunto. Además, el partido presentó un documento exhaustivo (que parece que ningún periodista se ha leído, me da que son demasiadas páginas) donde explicaba las razones del desencuentro.
Fuente: Público

No creo que UPyD se haya equivocado a la hora de no pactar con C's, creo que se equivocó a la hora de iniciar siquiera las negociaciones. Estábamos en una situación de perder o perder. Si había pacto UPyD se desvirtuaba y perdía su razón de ser. Si no lo había, como ha sucedido, la opinión ya admitida como dogma de fe que Rosa es una dictadora sin piedad que no admite a nadie más en su cortijo iba venderse muy bien dijéramos lo que dijéramos. Y así ha sido. Los críticos a mis razones lo que argumentan es que había que hacerlo para obtener más votos. ¿Sí? ¿El asunto cual es? ¿Cambiar la democracia española e introducir una nueva forma de hacer política o gobernar a cualquier precio? Yo creía que era la primera. Para la segunda no me van a encontrar. Siempre he tenido claro que por culpa de UPyD he sacrificado lo que más me gusta en esta vida (mi familia y la lectura) y no me costaría nada otra vez volver a pasar más tiempo con mis hijos y con mi hobby abandonado.
Pero, a pesar de haber pasado lo que esperaba que pasase y que dentro de dos opciones malas haya ocurrido la menos mala, tengo un sabor terriblemente amargo.
La culpa la tiene Fernando Maura, compañero de partido y europarlamentario de UPyD.
Estoy desconcertado y dolido con él.
Ya me indignó su post en su blog “El linchamiento”. En el abordaba, desde su punto de vista como yo lo hago desde el mío, el Consejo Político Extraordinario en el que, es cierto, se le dijeron cosas muy duras a Sosa Wagner. Me indignó porque hablaba de una acto donde no estuvo (yo sí), porque omitió muchas cosas para su propia conveniencia y la de Sosa Wagner, porque no explicó que lo que nos indignó no fue que propusiera hablar con C's sino las acusaciones de autoritarismo y las mentiras que luego había seguido expresando (Sosa) y, sobre todo, por este párrafo:
“Es muy triste que los más de entre los que componían el grupo de lapidantes lo hacían para ganar mérito para mejor conseguir sus aspiraciones futuras. Sabedores quizás que los escaños no se obtienen por la competencia sino por el servilismo a las aspiraciones de sus jefes, administrarían su saña en idéntica proporción a sus ambiciones más próximas. Es muy triste, sí, pero pertenece a la condición humana, desde luego.”
Es indigno de alguien que también ha sido puesto a dedo en una lista y en un puesto de salida acuse a los demás de buscar eso mismo. Es indigno porque, además, es falso. La mayoría de los que allí participaron van a ser (o ya son) cabezas de lista y para eso no precisan que el Consejo de Dirección les avale pues lo que deben hacer es ganar unas primarias donde participan los afiliados de su circunscripción. Y el resto, como yo, que puede ir en una lista en un puesto de salida, nos hemos ganado ese puesto no poniendo a parir a Sosa ese día, sino a lo largo de cuatro años de trabajo duro, complicado y frío sin apoyo mediático, sin asistentes, sin nadie que nos apoye más que nuestros propios compañeros que están tan desbordados como nosotros. Si yo voy de tres en alguna lista (como iba él) será porque me lo he ganado con trabajo y valía. Y eso pensaba de él cuando le vi de tres en la lista para Europa. ¿Debo pensar, en base a sus reflexiones, que él se ganó su puesto de otra forma?
Posteriormente que entristeció otro artículo de su blog, Los LuxLeaks y mi primera rendición de cuentas. En él hay un párrafo indigno de alguien que milite en UPyD:
“La mañana del jueves da comienzo con una reunión en el despacho de Maite Pagazaurtundua para analizar de nuevo el asunto de la resolución sobre Irlanda del Norte. Asistimos solo ella y yo. Quiere presentar una enmienda oral. Estoy de acuerdo con su contenido, pero le digo que ya hemos recibido una carta de Catherine Bearder —la ponente por ALDE— en la que nos pide que no lo hagamos. Digo que ya hemos pisado algunos callos en el grupo —votación Juncker, votación CE…— como para hacerlo de nuevo ahora.”
Lo que dice aquí el señor Maura es que está de acuerdo con una enmienda pero que duda de su presentación porque “hemos pisado algunos callos en el grupo”. Yo necesito que esto se me explique bien, debe ser muy estúpido. ¿La iniciativa es buena? ¿Estamos en Europa para presentar buenas iniciativas? ¿Es digna de apoyo? Entonces, ¿hay que reprimirse porque hemos pisado callos? ¿Hemos, por tanto, de dejar de pedir en el País Vasco que su fiscalidad privilegiada desaparezca para no molestar? A mi, esa frase de Maura me parece el perfecto ejemplo de política vieja, de no mirar por aquello que te parece bien y correcto sino de buscar complejos equilibrios de poder que alejan a la política de la vida de los ciudadanos, a los que se debe. Indigno.
Me remató ayer, en La Brújula de Onda Cero.
No por opinar sobre unas negociaciones en las que no ha participado. Tampoco yo lo he hecho y opino. No por opinar que el partido se ha equivocado. Tengo compañeros aquí en La Rioja, buenos compañeros, que opinan igual. Y quizá hasta tengan razón. Ni siquiera por esa frase terrible de que “Albert Rivera era el futuro”. Me pareció indigno de alguien que milita en un partido, que tiene un puesto institucional gracias a esa militancia pues no se ha presentado a unas primarias, no tuviera la vergüenza de comentar ni una sola de las razones que UPyD presenta para no acceder a un pacto o fusión con C's. ¿Ni una? ¿Ni siquiera era digna de valorar que Jordi Cañas, imputado por fraude fiscal, haya sido “recolocado” como asesor de un eurodiputado de C's después de dimitir por su imputación como parlamentario? Bien sabe que en UPyD eso no hubiera sucedido. Pero no, parece que ni siquiera eso era digno de comentarse. Perfecto. ¡Qué estilo, señor Maura, qué estilo! A veces pienso que más le convendría haberse quedado en el PP.

No hay comentarios:

Publicar un comentario